La ansiedad se convierte en una experiencia completamente debilitante y molesta para todo aquel que la llega a sufrir. Muchas veces no es posible saber que es lo que realmente dispara los ataques de ansiedad, pero normalmente puede deberse a varias cosas que se van acumulando. A final de cuentas la persona termina con un miedo irracional y una sensación en el pecho como si fueras a sufrir un ataque al corazón, pero tranquilo que eso no pasará. Algo que debemos tomar en cuenta es que cualquiera puede experimentar un ataque de ansiedad bajo cualquier circunstancia, debido a que nadie puede evitar sentirse incómodo ante una reacción imprevisible. Todo es cosa del nivel de tensión del individuo. Recuerda siempre que al tener el primer ataque de ansiedad debes tomar cartas en el asunto para poder evitar posibles posibles y muy comunes ataques de ansiedad siguientes. Si deseas puedes acudir al médico para poder conseguir técnicas que puedan ayudarte, pero recuerda que lo que te ayudará a evitar los ataques de ansiedad no se trata de un médico o las técnicas de un libro, sino más bien de conseguir la técnica que más se adecúe a tu metabolismo. Sigue leyendo para que comprendas un poco sobre los ataques de ansiedad y cómo evitarlos.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad es una reacción emocional extrema de alarma, que llega a provocar miedo y otros síntomas que se derivan del mismo miedo.

Síntomas de un ataque de ansiedad

Antes de saber cómo atacar el problema debes saber muy bien a que te enfrentas, para esto debes saber cuáles son cada uno de los síntomas que genera un ataque de ansiedad. Los síntomas de un ataque de ansiedad son:

  • Incremento de la sensación de ansiedad y miedo.
  • Taquicardia.
  • Palpitaciones fuertes.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de que lo que ocurre no es real o que estás fuera de ti mismo.
  • Temor a morir o perder el control de los hechos.
  • Sensación de ahogo.
  • Sofoco.
  • Opresión toráxica.
  • Sensación de entumencimiento u hormigueo.

Si sientes estos síntomas es probable que hayas padecido un ataque de ansiedad y por lo mismo es recomendable que apliques técnicas para controlas los ataques de ansiedad o pánico y en caso de que no funcionen acudir a un doctor.

Técnicas para evitar ataques de ansiedad

Como anteriormente decíamos los ataques de ansiedad no son tan difíciles de evitar, sólo es cosa de tomar en cuenta las técnicas y tratar de amoldar las mismas para que se adecúen a nosotros. Toma en cuenta las siguientes técnicas:

Respira calmadamente

Respirar puede ayudar a regular el ritmo cardíaco, es por ello que cuando sientas un ataque de ansiedad o sientas que lo vas a tener realices lo siguiente durante 5 minutos:

  1. Toma aire durante 5 segundos.
  2. Mantén el aire 7 segundos.
  3. Exhala durante 8 segundos.

Deja de pensar en lo que te afecta

Aunque suene complicado sólo debes tomarte unos minutos y visualizar los problemas que te estén causando la ansiedad, una vez hecho esto pasa a desaparecer de tu mente mientras respiras cada uno de los pensamientos.

Mentalizar te ayudará

Usar frases tranquilizantes es una de las formas en que puedes tomar las cosas con mayor calma, de esta forma puedes relajar tu mente y mentalizar una situación de calma.