Cómo colocarnos una inyección nosotros mismos

Muchas personas han desarrollado un increíble miedo a las inyecciones, ya sean en el brazo, en el glúteo, o en cualquier otro lugar. Verdaderamente es algo un poco ridículo, ya que en realidad no duelen tanto como para crear una fobia hacia ellas. Ahora bien, a pesar de que alguna persona les tenga un ferviente terror, cuando es de vida o muerte que se tiene que inyectar, lo van a hacer, y muchas veces en medio de alguna de estas emergencias no tenemos a nadie que nos lo haga. Por esta razón, la organización mundial de la salud recomienda que aprendamos cómo colocarnos una inyección nosotros mismos en caso de que sea necesario en algún momento.

En realidad no es tan difícil

Primero que nada, debemos asegurarnos de que la jeringa que vamos a utilizar es capaz de almacenar todo el contenido de la inyección, y también de que esté totalmente sellada, utilizar una jeringa vieja o una aguja usada podría ser más grave de lo que imaginamos. Una vez tengamos la jeringa lista, debemos limpiar el área donde colocaremos la inyección con un algodón con alcohol.

En caso de que la inyección la vayamos a colocar en el glúteo, podemos hacerlo frente a un espejo. Imagina una cruz que parte en 4 tu glúteo, bien, deberás colocar la inyección en la esquina superior externa de dicha cruz. Clava la aguja completamente con un ángulo de 90 grados, presiona lentamente el líquido, y sácala rápidamente.

Ahora bien, en caso de que sea en nuestro brazo, el procedimiento es similar, debes introducir la aguja con un ángulo de 90 grados, hacer presión lentamente, y sacarla de forma rápida. Estas jeringas y agujas son más pequeñas que las que se utilizan en los glúteos, de manera que son menos doloras y más fáciles de colocar.

Como mantener una buena salud mental

Una gran mayoría de las personas de hoy en día viven un estilo de vida bastante agitado, no solo con su trabajo, sino con todas las demás responsabilidades que tienen sobre ellos. De esta manera, muy pocos de ellos se toman el tiempo necesario para despejar un poco su mente, sino que le exigen cada vez más, y no sería de sorprenderse que en algún momento esta pueda colapsar. Por esta razón, es de suma importancia que aprendamos cómo mantener una buena salud mental, de manera que evitemos un incidente que podría ser bastante delicado.

El sueño es la mejor herramienta

Durante el día, nuestro cerebro está constantemente trabajando, y si nuestro día es agitado, y nuestro nivel de estrés sube de forma considerable, este trabajará aún más fuerte, lo que, en efecto, hará que se agote aún más. Cuando esto sucede, la única forma que nuestro cerebro utiliza para autorepararse por así decirlo, es el sueño.  Una gran cantidad de personas no le dan la importancia necesaria, de hecho, utilizan la noche para adelantar trabajo, o saldar cualquier pendiente que tengan, e invierten muy poco tiempo en dormir.

Nuestro cuerpo está programado para dormir entre 7 y 8 horas ininterrumpidas todos los días durante la noche, y si alteramos esta programación, efectivamente que no trabajará de la forma más óptima. Cuando nos esforzamos por mantenernos despiertos y trabajando en lugar de darle descanso a nuestra mente, pasa algo similar a cuando el motor de nuestro auto se recalienta y aun asi seguimos rodando, puede que en cualquier momento este se funda, se dañe, o no funcione de la misma forma más nunca.

Por esta razón, es de suma importancia que durmamos el tiempo que nuestro cerebro necesita para poder mantener una buena salud no solo mental, sino también en todo nuestro cuerpo, ya que, al alterar las horas de sueño, todo nuestro organismo se ve severamente alterado.

El deporte o el ejercicio es más necesario de lo que muchos piensan

Muchas personas entran en depresión, o en un estado de estrés constante así no tengan una razón para estarlo, y esto se debe al sobre esfuerzo que muchas veces exigimos a nuestra mente. Cuando esto ocurre, algunas personas suelen acudir a uno de los mejores psicologos Grenada, o en cualquier otra parte donde sean realmente expertos, con la finalidad de solventar su problema. Sin embargo, hay una solución mucho más sencilla y práctica, y esta es el deporte o el ejercicio.

Cada vez que nos ejercitamos o practicamos algún deporte, nuestro cuerpo segrega una serie de hormonas conocidas como el grupo de la felicidad, las cuales eliminan casi por completo cualquier rastro de estrés que tengamos. Estas mismas hormonas, ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo, despejar nuestra mente, y mantener oxigenado a nuestro preciado cerebro. Además de ello, nos brinda una gran cantidad de beneficios físicos, y mejora todo nuestro sistema cardiovascular, haciendo que podamos sentirnos mucho mejor con cada día que pasa.

Hábitos que debes hacer rutina para una buena salud

 

En algún momento de nuestras vidas, todos hemos sufrido de enfermedades, ya sea una simple gripe, una alergia, malestar estomacal o alguna mucho más grave y preocupante, quizás sea imposible evitar el padecer algún mal, pero lo que sí se puede hacer, es prevenir la mayor cantidad posible y mejorar considerablemente tu calidad de vida. Para esto, te vamos a enseñar unos trucos y hábitos que debes hacer rutina para una buena salud.

La mayoría de las personas no cuida su salud, ya sea por descuido o despiste, porque no creen que puedan enfermarse, por apuro y falta de tiempo (ya sea por trabajo o por estudio) o por la razón que sea, por esto es importante que te acostumbres a realizar ciertas actividades básicas que te ayudarán y que ya luego harás inconscientemente, de esta forma evitarás un sinfín de complicaciones que te ahorrarán malos ratos más adelante.

 

Consejos básicos para mejorar tu salud

 

Lávate las manos cada vez que puedas, ya sea que vas a comer, vas a tomar agua, vas a rascarte un ojo, al llegar de la calle, luego de hacer ejercicio, trata de acostumbrarte a hacer esto, ya que la mayoría de las bacterias se concentran en nuestras manos y sin darnos cuenta, las pasamos a la comida o a la boca, ingiriéndolas y causándonos problemas después. También es importante que limpies el teléfono al menos una vez al dia con un algodón bañado en alcohol, porque si no lo sabías, los teléfonos y los dispositivos que usamos seguido son un nido de infecciones.

Te recomendamos también, lavar tus dientes con suavidad y en la forma correcta dependiendo de tu dentadura, al levantarte, luego de ingerir algún alimento o bebida y antes de acostarte, ya que mientras dormimos, las bacterias de la boca se reproducen notablemente y esto puede afectar a nuestro estómago en algún momento, aparte del mal olor que podemos mantener en la boca si no realizamos esta práctica continuamente.

 

El alcoholismo y sus consecuencias a la salud

El alcoholismo arrastra consigo una gran variedad de problemas. Causando en la mayoría de los  afectados un fuerte desequilibrio emocional, seguido de un sentimiento de dependencia. La dependencia  es debida principalmente al estado mental que proporciona la ingestión excesiva del alcohol. Una de las cualidades que acompañan a las personas que padecen de este trastorno de ansiedad, es, su incontrolable forma de ingerir alcohol.

Dicho esto, tomando referencia de todos aquellos afectados por esta enfermedad crónica, progresiva y mortal - Como la cataloga la asociación de médicos  de los Estados Unidos -. Es un problema ampliamente aceptado en diferentes grupos sociales. Pero de igual forma causa un gran número de bajas cada año en el ámbito poblacional. Convirtiéndolo en un problema de alto riesgo para la salud humana.

Por este motivo, en diferentes rincones del mundo, podemos encontrar asociaciones dedicadas a la rehabilitación, y la reconstrucción. Si más a que hacer mención, en las siguientes líneas se buscará hablar un poco sobre el alcoholismo y sus consecuencias a la salud.

 Principales consecuencias a la salud causadas por el alcoholismo

  1. Desnutrición. La gran mayoría de las personas en estado de alcoholismo, tienden a descuidar notoriamente su alimentación. Pudiendo de esta forma entrar en un cuadro de desnutrición.
  2. Daño al hígado. Este es uno de los principales órganos afectados por el consumo prologando de alcohol. El hígado es un órgano muy importante en el proceso de purificación  de la sangre. Debido al alto grado de alcohol encontrado en ella, este toma características grasas, lo que puede terminar en cirrosis hepática, o en el peor de los casos, cáncer.
  3. Aumenta la probabilidad de padecer de una enfermedad cardiaca. Muchos de los procesos del cuerpo ejecutados de forma inconsciente, como lo son: la frecuencia cardiaca, el hambre o la sed, se controlan en el hipotálamo. Por esta razón, el exceso de alcohol aumenta notablemente, el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.
  4. Afecta notablemente la capacidad de razonamiento y análisis en adolescentes. Según los estudios desarrollados en esta área del conocimiento, ha demostrado que la ingesta etílica se ha popularizado en los últimos años en la población juvenil. El consumo excesivo de alcohol, puede afectar el equilibrio, el desarrollo y las funciones de las neuronas, afectado directamente su capacidad de razonamiento y análisis.
  5. Dificultad para conciliar el sueño. Debido al aumento de la ansiedad en la persona, uno de los principales síntomas es la falta de sueño. Esto puede acarrear y dar origen a una gran cantidad de problemas, a nivel psicológico y emocional.
  6. Aumenta el riesgo de alzhéimer. El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo, y está compuesto por una vasta e infinita conexión de neuronas. Mediante pruebas psicológicas e imágenes, se ha podido identificar cuáles son las regiones del cerebro que se ven más afectadas por el consumo prologando del alcohol. Estas regiones están conectadas de forma directa en diversas funciones del organismo.

La ansiedad se convierte en una experiencia completamente debilitante y molesta para todo aquel que la llega a sufrir. Muchas veces no es posible saber que es lo que realmente dispara los ataques de ansiedad, pero normalmente puede deberse a varias cosas que se van acumulando. A final de cuentas la persona termina con un miedo irracional y una sensación en el pecho como si fueras a sufrir un ataque al corazón, pero tranquilo que eso no pasará. Algo que debemos tomar en cuenta es que cualquiera puede experimentar un ataque de ansiedad bajo cualquier circunstancia, debido a que nadie puede evitar sentirse incómodo ante una reacción imprevisible. Todo es cosa del nivel de tensión del individuo. Recuerda siempre que al tener el primer ataque de ansiedad debes tomar cartas en el asunto para poder evitar posibles posibles y muy comunes ataques de ansiedad siguientes. Si deseas puedes acudir al médico para poder conseguir técnicas que puedan ayudarte, pero recuerda que lo que te ayudará a evitar los ataques de ansiedad no se trata de un médico o las técnicas de un libro, sino más bien de conseguir la técnica que más se adecúe a tu metabolismo. Sigue leyendo para que comprendas un poco sobre los ataques de ansiedad y cómo evitarlos.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad es una reacción emocional extrema de alarma, que llega a provocar miedo y otros síntomas que se derivan del mismo miedo.

Síntomas de un ataque de ansiedad

Antes de saber cómo atacar el problema debes saber muy bien a que te enfrentas, para esto debes saber cuáles son cada uno de los síntomas que genera un ataque de ansiedad. Los síntomas de un ataque de ansiedad son:

  • Incremento de la sensación de ansiedad y miedo.
  • Taquicardia.
  • Palpitaciones fuertes.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de que lo que ocurre no es real o que estás fuera de ti mismo.
  • Temor a morir o perder el control de los hechos.
  • Sensación de ahogo.
  • Sofoco.
  • Opresión toráxica.
  • Sensación de entumencimiento u hormigueo.

Si sientes estos síntomas es probable que hayas padecido un ataque de ansiedad y por lo mismo es recomendable que apliques técnicas para controlas los ataques de ansiedad o pánico y en caso de que no funcionen acudir a un doctor.

Técnicas para evitar ataques de ansiedad

Como anteriormente decíamos los ataques de ansiedad no son tan difíciles de evitar, sólo es cosa de tomar en cuenta las técnicas y tratar de amoldar las mismas para que se adecúen a nosotros. Toma en cuenta las siguientes técnicas:

Respira calmadamente

Respirar puede ayudar a regular el ritmo cardíaco, es por ello que cuando sientas un ataque de ansiedad o sientas que lo vas a tener realices lo siguiente durante 5 minutos:

  1. Toma aire durante 5 segundos.
  2. Mantén el aire 7 segundos.
  3. Exhala durante 8 segundos.

Deja de pensar en lo que te afecta

Aunque suene complicado sólo debes tomarte unos minutos y visualizar los problemas que te estén causando la ansiedad, una vez hecho esto pasa a desaparecer de tu mente mientras respiras cada uno de los pensamientos.

Mentalizar te ayudará

Usar frases tranquilizantes es una de las formas en que puedes tomar las cosas con mayor calma, de esta forma puedes relajar tu mente y mentalizar una situación de calma.