El tiempo es conocido como una magnitud física elemental, por otra parte, el hombre siempre buscó poder medir dicho tiempo, y con el pasar de los años se descubriría que medir esta magnitud física no era imposible y que además se necesitaba de un proceso para poder hacerlo. Este proceso debía ser periódico, es decir, que debería repetirse de forma infinita e idéntica. La humanidad así, crearía todo tipo de artefactos para lograr su objetivo de medir el tiempo, dando inicio a la historia del reloj.

Este es un objeto común en nuestra vida diaria, pero, como podrás imaginar no siempre fue así. Durante un largo tiempo, nuestros antepasados se guiaron por el cielo o bien por sucesos netamente naturales, uno de los más resaltantes y utilizados durante esos tiempos, sería guiarse a través de la posición del sol. Sin embargo el hombre nunca se conformó con esto y siempre buscó obtener datos de mayor precisión y exactitud.

Con el pasar de los años nacerían diferentes múltiplos y submúltiplos del tiempo y se crearían los segundos, los minutos y las horas. Hasta la fecha un día es equivalente a un transcurso de 24 horas, así también la hora es equivalente a 60 minutos y dicho minuto será igual a un plazo de 60 segundos.

Como ha evolucionado la historia del reloj

Como mencionábamos, el hombre crearía una gran serie de instrumentos para medir el tiempo, uno de los primeros ejemplos registrados históricamente tiene una antigüedad superior a los 3.400 años y fue hallado en Egipto, dentro de las paredes de un milenario templo.

Nos referimos al reloj de agua, conocido también bajo el nombre de clepsidra, el mismo consistía en un recipiente tallado lleno de agua. En la parte inferior tendría un pequeño agujero por donde dicha agua escaparía de forma lenta y continua, para vaciarse en otro recipiente contiguo. El mismo variaba un poco de los modelos actuales, este dividía al día en 12 horas y el mismo principio era aplicado a la noche, aunque suene difícil este mecanismo era altamente preciso.

Otros estudios sugieren que el primer reloj conocido fue el reloj de sol. Este consistía en un disco plano y en su centro era clavado un palo o estaca verticalmente, a medida que el sol se mueve, la sombra proyectada por el palo se movería también. Su principal desventaja surgiría durante la noche y durante los días que el sol estuviese ausente.

Posteriormente, ya para inicios del siglo XIII nacería el primer reloj de arena, seguro muchos conocemos este instrumento de tiempo, pero si no lo sabes consiste en 2 recipientes generalmente de vidrio unidos por una estrecha abertura, por esta pasa la arena de un recipiente a otro, su duración en la antigüedad era cercana a los 60 minutos (1 hora).

Mucho después para 1656, nacería el famoso reloj de péndulo, su modelo más popular es el poco recordado reloj de cucú. Ya para 1950 se le agregaría un cristal de cuarzo a un reloj eléctrico y nacería el reloj de cuarzo o de aguja. En la actualidad es bastante utilizado, incluso existen millones de modelos, desde relojes de hombre a relojes de mujer, sin embargo el primero de la historia fue el Hamilton Electric